Mapa de John Snow con el que inicio del análisis espacial y la epidemiología

En 1854, el cólera golpeó la ciudad de Londres, Inglaterra. Nadie sabía dónde había comenzado la enfermedad.
La recopilación, el análisis y la visualización de datos no eran nada habituales, pero el médico británico John Snow entendió que eran la mejor manera de investigar el brote.
Recorrió el Soho registrando todas las muertes y hablando con los vecinos. Fue acumulando datos y luego los representó sobre un mapa de la zona, en el que también estaban marcadas las 13 bombas de agua de las que bebían sus habitantes. Cada muerte en un hogar era señalada con una barra, y el mayor número de barras se acumulaba claramente alrededor de la fuente de Broad Steet.

Para Snow estaba claro, el problema estaba en el agua.

Este fue un gran avance que conectó la geografía con la seguridad de la salud pública. No fue solo el comienzo del análisis espacial, sino también marcó el inicio de la epidemiología (el estudio de la propagación de la enfermedad).

Casi dos siglos después, ante el desafío de la pandemia causada por el coronavirus, prevalecen muchos de los mismos principios. Los mapas siguen siendo una potente herramienta, pero ahora son digitales; ya no solo se recolectan datos de puerta en puerta sino que además contamos con la ayuda de aplicaciones en millones de dispositivos celulares.

El mapa de John Snow tuvo la importancia de que no fue solamente se mostraban datos, además hizo una argumentación y un razonamiento de la distribución de los datos del mapa, por este motivo se consideró el primer análisis espacial.

Fuente: https://www.facebook.com/centroargentinodecartografia/posts/2294535954023083


John Snow, la bomba de agua y la causa del problema